Hermanitos de 7 y 9 años van a la escuela por primera vez, vendían verduras en la calle

Todos los niños deberían estar siempre en su casa Sin preocupaciones, que sus deberes escolares sean lo primordial en sus vidas, compartir en familia, y aprender, pero esto no siempre es posible ya que algunos deben dejar los juegos y los estudios para asumir grandes compromisos.

Este es el caso de estos dos hermanitos de una localidad de Brasil que se dedicaban a vender frijoles para mantenerse y mantener a su familia.

Ellos tienen 9 y 7 años, conoce muy bien lo que significa ganarse el pan de cada día. Para ellos trabajar nunca ha sido una cosa lejana ya que desde muy pequeños han estado involucrados en las ventas de alimentos a la orilla de una carretera en barreira, Brasil.

Los Hermanos viven con su padre, el señor Eddy 1002 dasilva, en una casa de barro con precarias condiciones. Esta familia no tiene estufa, contiene nevera Incluso el agua para tomar es un derecho del que jamás han podido disfrutar.

La madre de los niños los dejo abandonados cuando estos estaban muy pequeños y su padre se dio a la tarea de sacarlos adelante con mucho esfuerzo.

Su papá en la actualidad está desempleado y cultiva frijoles y una qué otras frutas en una pequeña porción de tierra para poder sobrevivir.

Los pequeños son en son Quiénes están encargados de comercializar el producto. Este tipo de vida que llevaban estos niños no le permitía darse el lujo de pensar en educarse. Aunque parezca increíble los chicos nunca tan habrían ido a la escuela, pero tras toparse con una persona de un buen corazón a ocurrido un milagro.

Un locutor de radio conocido como Gustavo Chávez conoció a los jóvenes cuando estos Estaban vendiendo las judías al borde de la carretera Y de verdad que quedó muy conmovido por esta situación, por lo que decidió echarle una mano.

La realidad es que por más que el locutor quisiera ayudarlo, estos niños tenían demasiadas necesidades. Esta familia solo se sostenía con los ingresos de las ventas del día y una bolsa de comida que les da el gobierno. Es por ello que el locutor decidió Iniciar una campaña benéfica para ayudar a esta familia.

Los ayudo Cómo puedo, ropa joma no es suficiente. Los niños hacen sus necesidades en el bosque. Pregunto aquí quién puede ayudarlos a compartir este asunto hasta que podamos mejorar la vida de estos niños es lo que dijo el locutor Gustavo Chávez.

Esta campaña surtió efecto y así como el locutor se sumaron muchas otras personas que también se conmovieron por la triste historia Y decidieron ayudarlos. En menos de 24 horas la recaudación superó la meta establecida. Los niños no han tenido dinero para cubrir su alimentación durante un tiempo, sino que también han colectado el dinero necesario para que puedan ir a la escuela.

Con el dinero que les quedó de la recaudación el locutor también le hizo algunas mejoras al humilde hogar de esta familia. a cuentan con estufa, agua potable y en un futuro muy cercano también van a comenzar a construir el baño de la casa con sus propias manos.

Solo la voz de un hombre generoso Fue suficiente para despertar una gran ola de solidaridad en toda la comunidad y cientos de corazones se unieron para lograr el gran cambio de las vidas de estas Humildes personas.

Comparte esta hermosa historia y anima a tus amigos a tenderles la mano a aquellos que lo necesitan. Un pequeño gesto puede hacer una gran diferencia y no hace falta tener mucho para ayudar a quién lo requiera.

DEJA TU OPINION AQUI

Mira también

Ella prefirió cortar su cabello que perder a su abuelo, por esta razón

Nuestros abuelitos están pendiente siempre de los nietos y lo entregan todo para hacerlo un …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.